CRIANZA DE APEGO

16 febrero, 2016 · No hay comentarios

Dentro de unos días Valeria cumplirá dos añitos y yo dos años como mamá!! Y en estos últimos días me he parado a pensar en más de una ocasión tod@s los momentos vividos con mi niña, y los que nos quedan mi pequeño terremoto!!
Y si saco alguna conclusión de estos casi 730 días siendo mamá es que estoy a favor más que nunca de la crianza de apego. ¿Y qué quiero decir con crianza de apego?
Cuando digo crianza de apego no me refiero a tecnicismos ni a definiciones exquisitas de crianza, me refiero a criar con el corazón.
He aprendido con el día a día, que los niñ@s no cogen “vicios”, que no puede haber un término peor utilizado cuando hablamos de un bebé y sus necesidades que éste, que cuando un bebé reclama tus brazos es por que te necesita, por que tu calor le reconforta, y tu olor le alimenta su alma.
Cuando eres mamá por primera vez mucha gente generalmente cargada de muy buena intención, otras no tanto….te intenta guiar, aconsejar e incluso decirte como lo tienes que hacer, pero creo que ser mamá solo se trata de una lección de amor, donde la madre es la alumna y tu hijo el mejor profesor del mundo que se pueda tener, por lo tanto no necesitas que te den lecciones, que te den consejos, ni que te digan hazlo de esta forma o de aquella,y mucho menos cuando vienen de personas no cercanas a ti, porque tu bebé sin hablar te indicará aún sin tú saberlo la mejor forma de hacerlo, y junto a él aprenderás día a día.
Cuantas veces he oído frases como: “no le cogas en brazos que se envicia”, “déjala que llore que no le pasa nada” “vete sin que te vea que luego se le pasa”…..Y no, no puedo estar más en contra de esta forma de actuar con un hij@.
Mi niña no se envicia, solo quiere sentirme cerca…
Mi niña no aprende dejándola llorar hasta el agotamiento…
Y mi niña si que se da cuenta si su mamá se va sin decirle nada…
Por lo que hace mucho tiempo decidí que ni una sola vez quiero renunciar a cogerla cuando ella lo necesite, que no quiero que aprenda a través del lloro, y que prefiero pararme a explicarle que mamá vuelve en un ratito mil veces, antes de salir por la puerta sintiendo que la he engañado e irme con todo el dolor del mundo.
Quiero respetar sus ritmos, su desarrollo y su aprendizaje, quiero que poco a poco se inviertan los papeles y ella se convierta en alumna y yo en maestra, pero maestra de la vida, quiero enseñarla….pero de mi mano…y que sienta que me tiene cerca siempre que me necesite.
No la voy a dejar derrochar lágrimas mientras me reclama con sus brazos y me dice “mamá”. Quiero coleccionar junto a ella momentos felices y construir infinitos recuerdos de alegría juntas. Eso para mí es la crianza de apego.
Por que el tiempo vuela, y más cuando eres mamá….y llegará un momento en que no necesite acurrucarse en mis brazos para relajarse como antes, en que no querrá que le de besos delante de sus amigas porque le dará vergüenza, en que no me llame para que le abrace cuando tenga miedo en mitad de la noche y en que cuando se caiga no vendrá llorando a mi para que la consuele.
Peor mientras tanto, y hasta que llegue ese momento, no me pienso perder ni un solo instante de la maravillosa experiencia de criar a mi hija en el afecto y guiándome por mi instinto, y me da igual la opinión de padres experimentados que te dicen como debes hacerlo… ni libros con métodos casi mágicos para enseñar a tu hijo a comer, a dormir, etc, por que viendo su sonrisa se que lo estoy haciendo bien, mi corazón me lo dice…y sé que no necesitas nada más que mis brazos pequeña. Eso es crianza de apego…

Plataforma dirigida a padres, madres y educadores infantiles, maestros, pedagogos, psicopedagogos y psicólogos junto a mi hija Valeria y su inborrable sonrisa, Valeria Smile

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR