EL BEBÉ Y LA DENTICIÓN

4 enero, 2016 · No hay comentarios

La aparición de los primeros dientes suele provocar algunas molestias en el bebé, y por lo tanto puede que el pequeño se encuentre más nervioso e irritable de lo normal. Por lo que se suele convertir en un momento con sentimientos encontrados, por un lado es esperado con ilusión por parte de los papas, pero a la vez con temor por miedo a las molestias y a no saber como aliviarlas.
A través de este post, os quiero explicar cuando erupcionan las primeras piezas dentarias, cuales son los síntomas de su aparición, y que podemos hacer para aliviar las molestias producidas, además de dar respuestas a las principales preguntas que los padres se suelen hacer sobre la dentición del bebé.
Aunque como en más de una ocasión os he comentado, cada niño lleva su propio ritmo de desarrollo, si que podemos decir, que de media el primer diente suele aparecer hacia los 6 meses de edad, aunque en algunos niños no erupcionan hasta los 12 meses, e incluso hay niños que nacen con alguna pequeña pieza, que se denominan “dientes natales”, y que surgen en la etapa fetal y se consideran un desarrollo precoz de la dentición.
El orden de aparición de las diferentes piezas dentales suele ser el siguiente:

En primer lugar los incisivos, que brotan entre los 6 y los 12 meses, los primeros molares entre los 12 y los 18 meses, los colmillos entre los 18 y los 24 meses, y los segundos molares entre los 24 y los 30 meses.Una buena fórmula para recordar el orden de la salida de los primeros dientes es seguir este orden: de abajo a arriba y del centro de la boca hacia fuera.

Respecto a las primeras señales que nos hacen pensar que la salida del primer diente esta cerca, cabe destacar “el babeo”, pero contrariamente a lo que la gran mayoría de los padres pueda pensar, no siempre es consecuencia de la salida de los dientes, de hecho, este suele empezar unos meses antes de que esto ocurra, el bebé al principio produce muy poca saliva, pero con el paso de los meses aumenta el efecto del babeo y este babeo suele coincidir en el tiempo con los primeros dientes.

En cuanto a la aparición de fiebre con la salida de los dientes, os diré que es un falso mito, y en el caso de aparecer un periodo febril durante esta etapa debemos buscar otra causa, ya que una fiebre superior a 38 Cº no se considera síntoma de la erupción dentaria.

Una de las cosas que más nos preocupan con la salida de los dientes, es si nuestro bebé estará pasando dolor y como aliviarlo, ¿verdad?. Pues se han llevado a cabo muchos estudios para investigar si la tensión que se produce en la mandíbula por la ruptura de las encías produce dolor, y no se ha llegado a una conclusión con evidencia científica que demuestre que la salida de los dientes provoque dolor.

Pero sin embargo, si que provoca que las encías se pongan rojas y también se inflamen, y esto si que produce malestar e inquietud en el pequeño. Por lo que es normal, notar al niño algo más nervioso de lo normal.

Un dato curioso que no se si conocíais es que estas molestias suelen aumentar en los meses de verano, ya que el calor provoca dilatación de la encía.

Los padres podemos realizar pequeñas acciones para ayudar a calmar estas pequeñas molestias como ofrecerles un mordedor infantil, pero para que realmente sea efectivo, debe ser uno que se pueda refrigerar, ya que lo que alivia al bebé es el frío, más que el hecho de morder, pensar si tuvieseis una zona dolorida e inflamada si os calmaría hacer presión en ella, ¿no verdad? pues al contrario de lo que creemos eso mismo pasa en los pequeños. Sin embargo, si es un mordedor refrigerado, el contacto con el frío si que adormece la zona y por lo tanto alivia el dolor.

Nos podríamos preguntar, ¿y porque muerden con ese ímpetu al ofrecerles el mordedor? La respuesta ofrece más al hecho de calmar su ansiedad producida por el malestar, que al hecho de calmar el dolor.

Otra buena opción, es darles un trocito de fruta fresquita, es importante que esta este lavada y pelada, y que el niño haya probado previamente para asegurarnos de que no produce ningún tipo de alergia en el pequeño.

Os recomiendo las redecillas especialmente diseñadas para que los bebés comiencen a tomar fruta en trozos, les suele encantar!!

Algunos pediatras aconsejan frotar suavemente las encías con unas gotas de paracetamol o ibuprofeno, pero recordad, que nunca se debe administrar un medicamento si previamente no se ha realizado la correspondiente consulta médica.

Y un remedio que nunca falla, son los mimos, caricias, besos y abrazos de mamá y papá, es la mejor medicina para calmar a nuestro bebé.

Espero que os haya gustado y nos vemos por instagram!!

Os espero muy pronto con un nuevo post.

Plataforma dirigida a padres, madres y educadores infantiles, maestros, pedagogos, psicopedagogos y psicólogos junto a mi hija Valeria y su inborrable sonrisa, Valeria Smile

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR