LOS SUSPIROS DEL SOLLOZO

15 enero, 2015 · No hay comentarios

Hola a tod@s!!
Hoy os quiero hablar de “Los suspiros del sollozos” o lo que es lo mismo a que nos referimos cuando decimos que un niño se “priva”.
Seguro que en más de una ocasión habéis asistido a uno de estos episodios y habéis podido comprobar lo alarmante y aparatoso que es visualmente.
Así que a través de este post quiero explicaros por qué sucede y como debemos actuar ante este hecho.
Hay niños que lloran con tanta intensidad o sufren fuertes rabietas en las que se quedan sin aire por unos segundos, y a este fenómeno es al que denominamos suspiros del sollozo o privarse.
Los niños que más lo sufren son los que se encuentran entre el año y los dos años de edad, aunque puede aparecer a partir de los seis meses, y generalmente desaparece por si solo sobre los cuatro años.
En esos momentos, el bebé llora con tanta energía que bloquea de forma involuntaria su tórax e impide la entrada de oxígeno a sus pulmones y esto provoca un aumento de anhídrido carbónico en sangre.

Los niños que lo sufren de forma más intensa pueden llegar adoptar una coloración cianótica (azulada) especialmente en la zona de los labios
provocada por la falta de aire.

Aunque también existe una segunda tipología, como es el caso de los niños que palidecen.
Pese a que asusta mucho y es realmente inquietante para los papás o adultos que están con el niño en ese momento,  lo primero que debemos tener claro es que no entraña ningún tipo de peligro para éste. Y una vez pasado este momento, que suele durar menos de un minuto generalmente, el niño vuelve a respirar de forma espontánea, sin que acarree consecuencia alguna.
Pero llevados por los nervios y la tensión del momento, se termina en muchas ocasiones zarandeando al niño, moviéndole de forma brusca e incluso poniéndolo boca abajo, justo lo que no debemos hacer.
Cuando esto suceda, lo primero que debemos hacer es mantener la calma, por muy difícil que parezca, y una vez que ha finalizado el episodio debemos adoptar una actitud lo más neutral posible, es decir, no debemos castigar al niño, pero tampoco sobreprotegerle en exceso y principalmente no debemos dar al niño lo que desea, si el origen de la rabieta ha sido el intentar conseguir un objetivo, ya que éste aprenderá a utilizar este modo de actuación para conseguir las cosas.
En el caso que el niño lo necesite o lo requiera le debemos dejar descansar o dormir un rato.
Es muy importante conseguir en el niño un correcto equilibrio emocional, no gritarle y enseñarle a verbalizar sus sentimientos e intentar razonar con él.
De esta manera conseguiremos un niño con un correcto sistema de autocontrol emocional, mayor tolerancia a la frustracción y asi evitaremos situaciones de gran tensión emocional que pudieran llevarle a estas situaciones.
En caso de que se sucedan por la noche o mientras que el niño duerma, sufra espasmos o convulsiones, o aparecciera antes de los seis meses de edad, se debe consultar inmediatamente con el médico.
Estar muy atentos a próximos post, os enseñare la habitación de Valeria, que pasos he seguido para su decoración y que criterios he utilizado.
Nos vemos!!

Plataforma dirigida a padres, madres y educadores infantiles, maestros, pedagogos, psicopedagogos y psicólogos junto a mi hija Valeria y su inborrable sonrisa, Valeria Smile

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR