THDA. PARTE 2

5 febrero, 2015 · No hay comentarios

Hoy os traigo la segunda parte del post sobre el trastorno de hiperactividad con déficit de atención, en el que os proporciono unas pautas de actuación muy beneficiosas para el niño con THDA.
En primer lugar, es muy importante prestar atención al niño escuchándole y hablándole con paciencia comprendiendo su patrón de conducta y explicándole los planes para ayudarle.
Es muy importante que el pequeño no vea discordancias entre los padres respecto a las pautas de actuación. Esto debemos hacerlo extensible a la educación de cualquier niño, no os imagináis lo rápido que detectan como funciona cada papá y mamá y como saben manejar la situación según la actuación de estos, por eso, aunque a veces no sea fácil, es fundamental, que exista consenso en las pautas de actuación.

No debemos actuar de forma excesivamente permisiva. Es conveniente que se le proporcionen pocas normas de conducta, pero que éstas sean claras y coherentes.Un ambiente sin una normativa clara, lo único que consigue es aumentar la ansiedad y confusión del niño, además de hacer más inseguro al pequeño, este necesita los límites, ya que son beneficiosos para él.

Debemos utilizar elno cuando el niño pida o exija cosas poco razonables y explicar el porqué de forma precisa y razonada.
Utilizaremos los intereses del niño y los emplearemos como motivación para ayudarle a aprender de forma más eficaz. Por ejemplo, “cuando terminemos esta tarea, podremos jugar a tu juego preferido”.
Aumentaremos su autoestima y confianza en sí mismo, ponderando sus éxitos por pequeños que sean, no resaltando sus fracasos y no reprochando una conducta no apropiada de forma reiterada.
Siempre que sea posible, mantendremos en casa un horario de actividades diarias o rutinas (baño, comida, tareas, etc).

Debemos evitar estímulos de alta intensidad, como ruidos, luces, gritos. Ya que el niño responderá de forma exagerada a estos estímulos.Comunicaremos al niño con suficiente antelación cualquier posible cambio en la dinámica del hogar de manera que pueda adaptarse a ella.

Comentaremos con el niño sus malas actuaciones y errores, explicándole que es necesario evitar las prisas y pensar antes de actuar. Es bueno, que piense en alternativas a sus equivocaciones para no repetirlas.

Cuando demos ordenes al niño, deben ser claras y concisas, acompañadas de contacto ocular y si es necesario haciéndoselas repetir en voz alta.

Siempre resaltaremos el éxito y no el fracaso. Motivación constante, usando un lenguaje positivo usando frases como “tu puedes hacerlo”, “que bien lo has hecho”.

Es importante fraccionar las tareas y deberes a realizar en casa, utilizando tiempos cortos y dividiendo las tareas largas.

Evitar llamadas de atención en público. Y tener en cuenta que su comportamiento empeora en ciertas situaciones con menor control, como cumpleaños, reuniones familiares, etc.

Utilizar como castigo “la ausencia de premio”. Y cuando haga algo bien, reforzarlo con una sonrisa o una palabra de elogio. El refuerzo positivo con un sistema de puntos puede ser muy beneficioso.

Ante la hiperactividad motriz, permitirle la posibilidad de moverse en situaciones como: tiempo de comidas, deberes, etc.

Por último, indicaros que las actividades extraescolares son importantes para estos niños, siempre que les gusten y que sirvan para mejorar su autoestima.

Espero que todas estas pautas os sean de utilidad y no olvidéis que responderé a todas vuestras dudas encantada.

Nos vemos!!

Plataforma dirigida a padres, madres y educadores infantiles, maestros, pedagogos, psicopedagogos y psicólogos junto a mi hija Valeria y su inborrable sonrisa, Valeria Smile

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR