LA AMISTAD EN LA INFANCIA

18 mayo, 2015 · No hay comentarios

¿Alguna vez os habéis preguntado que entienden los niñ@s por la palabra amistad? ¿Habéis observado con que aparente facilidad suelen establecer lazos de amistad entre ellos y como se comportan con sus iguales? ¿Qué implica para ellos realmente este término?.
Hoy os resuelvo todas estas dudas, con este post dedicado a la amistad en la infancia, y para que de esta forma entendáis que significa para ellos algo tan valioso como tener un amigo, y que implica para ellos esta amistad durante las diferentes fases del desarrollo que van atravesando.
En primer lugar, es importante saber, que a lo largo de la infancia, el concepto que tienen los niños de la amistad se va modificando, y de forma considerable.
Mientras que para un niño de 4 años, el amigo es simplemente aquel con quien juega, para uno de 7, la amistad supone también ayuda y si hablamos de un niño de 11 años, implica lealtad e intimidad.
Por lo que podemos decir,  que la amistad, pasa de ser una relación concreta basada en una actividad placentera, para pasar a evolucionar hacia una relación mútua bastante más abstracta que incluye aspectos psicológicos y de compañerismo.
Por otro lado, el número de amigos va disminuyendo con los años. Mientras que en la primera infancia cualquiera que juegue con un niño se convierte directamente en su amigo, y por lo tanto practicamente todos los niños del parque, de clase, etc, son amigos, durante la segunda infancia el número de amigos se reduce a un pequeño grupo.
Y a partir, de los 10 años y en especial entre las chicas, las amistades se suelen ver reducidas a un grupo pequeño de aproximadamente dos amigos íntimos, ya que el concepto de amistad se vuelve más rígido y exigente, e implica una serie de condiciones que no se cumplen con toda las relaciones, ni con todas las personas.
Se han llevado a cabo muchas investigaciones sobre la amistad en la infancia, en las que se preguntaba a niños de diferentes edades sobre quien era y porque su mejor amigo.
A partir de ello, se establecieron la existencia de tres etapas en la conceptualización de la amistad infantil.
La primera etapa, comprende entre los 3 y los 7 años, la amistad a estas edades, es entendida como un compañero de juegos, y un amigo es aquel con quien uno juega y comparte los juguetes. Los amigos a esta edad son simplemente aquellos que participan en las mismas cosas, y por lo tanto la amistad no es duradera, ya que se interrumpe en el momento en que no hay coincidencias en las actividades realizadas.
Seguro que veis reflejada esta forma de entender la amistad en numerosas situaciones y contextos con vuestros peques, como a la hora de bajar al parque, en un cumpleaños, en una ludoteca, etc, ¿verdad?.
El otro día, me resulto muy curioso observar como Valeria daba la manita a otra niña con la que nos cruzamos dentro de un comercio y ver como se miraban, con gran complicidad, a la vez que intercambiaban palabras en su particular lenguaje,  como si fuesen súper amigas. De hecho tuvimos que ser las mamás quien les soltase de la mano, porque ellas se habían vuelto inseparables en cuestión de minutos.
Entre los 8 y los 10 años, situamos la segunda etapa, la amistad incluye componentes de confianza y ayuda. En este sentido, por ejemplo, es muy habitual que al preguntarle a una niña de 9 años, por que otra niña es su mejor amiga, conteste algo parecido a lo siguiente: “por que me ayuda cuando estoy triste y si no sé hacer los deberes, y yo también le ayudo  a veces, cuando lo necesita. Además es simpática, y en el recreo siempre estamos juntas“.
Y por último, se establece una tercera etapa, a partir de los 11 años, cuando los niños consideran la amistad como una apertura al otro que espera que sea correspondida. Las amistades entonces se vuelven más intensas y más íntimas, a la vez que más exigentes, a partir de este momento, a la hora de elegir un amigo, ya no vale cualquiera.
Pero debido precisamente, al mismo compromiso que implica este tipo de relaciones, dificilmente se pueden romper, ya que el perdón y la comprensión mutua, son elementos que forman parte de ellas. Y durante la adolescencia, los amigos se vuelven esenciales especialmente en los momentos difíciles, para aliviar el dolor, la tristeza y la soledad, además de compartir todos los buenos momentos y las diferentes actividades.
Nos vemos en el siguiente post!!

Plataforma dirigida a padres, madres y educadores infantiles, maestros, pedagogos, psicopedagogos y psicólogos junto a mi hija Valeria y su inborrable sonrisa, Valeria Smile

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR