COLECHO

12 mayo, 2015 · No hay comentarios

Entendemos por el término colecho la hábito de dormir con el bebé, pero, ¿Qué conocéis de esta práctica? ¿Sabéis cuales son sus beneficios? Hasta que edad se debe practicar? ¿Conlleva algún peligro para el bebé?.
Hoy os traigo todas las respuestas a estos interrogantes, en este post dedicado al colecho.

Para empezar, es importante saber que el colecho se puede practicar de dos formas: durmiendo con el bebé en la misma cama, o con una cuna o cama adosada a la de los padres.En realidad, es una práctica que se ha llevado a cabo durante toda la historia, y ha sido con la llegada de las nuevas viviendas, divididas en diferentes e independientes habitaciones cuando, se pasa a dormir separados padres e hijos. Pero podemos decir que históricamente, ha sido la forma más universal a la hora de dormir padres e hijos. Y algunos países como Japón, siguen manteniendo esta práctica con sus hijos a día de hoy.

En primer lugar, creo que algo importante, es conocer sus principales beneficios, estos son los siguientes:
  • Gracias al colecho los bebés son capaces de regular mejor su temperatura, cuando la temperatura del bebé sube demasiado, baja la temperatura corporal de madre para regular la de este.
  • El bebé consigue una pauta de sueño más regular, además de sincronizar los ritmos del sueño con sus padres.
  • Estimula el vinculo afectivo entre padres e hijos. La cercanía, el contacto piel con piel, el olor a mamá y papá, no hace más que desarrollar el vínculo afectivo de padres e hijos.
  • Los bebés lloran menos y están menos tiempo despiertos, cuando el bebé sienta necesidad de alimentarse, será mucho más rápido y cómodo proporcionarle alimento, especialmente cuando estamos alimentando al bebé con lactancia materna. De tal manera, que evitaremos muchos lloros del pequeño, así como la frecuencia de estos.
  • Facilita y favorece la lactancia materna.
  • El niño se sentirá mucho más seguro, sentir a sus padres cerca durante la noche, le aportara confianza y seguridad.
  • Pero no solo aporta beneficios al bebé, sino que también conlleva beneficios para los padres, evitando tener que salir de la cama durante la temporada de invierno, y facilitando las tomas nocturnas del lactante.
A pesar de estos beneficios, el colecho es una práctica que también cuenta con múltiples detractores, y teorías contrarias, el principal argumento de estas, es el riesgo o peligro de la integridad física del bebé. ¿Pero realmente existe este riesgo?.
Es practicamente imposible que esto suceda durante la noche, nuestro cerebro dispone de un sistema de alerta, que al igual que evita que no nos caigamos de la cama, que no aplastemos a nuestra pareja, etc, evitaría que pudiéramos tumbarnos encima del bebé. A su vez el bebé, es un ser activo que reacciona con el llanto ante cualquier incomodidad, dolor o molestia que pudiera sentir etc.
Aún así como medida de precaución, es muy importante insistir en que nunca debemos practicar el colecho si nos sentimos extremadamente cansados, hemos ingerido alcohol u otras sustancias, estamos enfermos, o estamos tomando algún tipo de medicación para dormir o que provoque somnolencia.
Ello provocaría una disminución de nuestro nivel de conciencia, menor
capacidad de alerta, y menor capacidad de reacción durante ante el llanto del bebé, y
por lo tanto, un potencial peligro para el pequeño.
Tampoco debemos dejar cerca colchas, cojines o peluches que pudieran provocar asfixia al bebé
Si aún así, no os sintiéseis seguros con dormir en la misma cama con vuestro hijo, tenéis la opción de practicar colecho adosando una cunita a vuestra cama.
No olvidéis, que la práctica del colecho debe proporcionar beneficios y seguridad al bebé y los padres, no lo contrario, por lo que al final, sois vosotros los que debéis buscar y elegir la opción más propicia.
Algunos padres pierden calidad de sueño al dormir en la misma cama que sus hijos, porque les mantiene despiertos su sistema de alerta. Si esto sucediera, no seria aconsejable compartir cama con el bebé, ya que como os he comentado, la práctica del colecho debe ser positiva, y no alterar el sueño del bebé o los papás.
Otra de las preguntas que se plantean los padres, es: ¿Durante cuanto tiempo debe practicarse el colecho? ¿Hasta los seis meses? ¿Hasta el año?.
En realidad, no existe respuesta, ni una edad determinada, o una fecha ideal, y se puede seguir practicando mientras siga siendo beneficioso para ambos.

Cuando el niño tenga perfectamente adquirido el hábito del sueño, podemos considerar que es un buen momento para pasar a dormir de forma independiente. Es importante no dejarse llevar por la presión social a la que a veces somos sometidos ante ciertos hábitos de educación o crianza.Los padres deben ser los que realmente eligen el método o forma de crianza que quieren y desean llevar a cabo con sus hijos, siempre pensando en el bien del niño.

Os recomiendo la lectura de “Dormir con tu bebé: una guía para padres sobre el colecho” de James Mc Kenna.

Este libro os proporcionara información sobre los principales beneficios, como practicarlo con seguridad, y como evitar peligros o accidentes.

Y antes de despedirme, me gustaría preguntaros: ¿Conocíais esta práctica? ¿La lleváis a cabo con vuestros hijos? ¿Os sentiríais seguros compartiendo cama con vuestro bebé? Me encantará conocer y compartir vuestras experiencias.Por cierto, permanecer muy atentos al blog, mañana Valeria y yo participamos en una colaboración especial! Muy pronto, os contaré de que se trata.

Nos vemos!!

Plataforma dirigida a padres, madres y educadores infantiles, maestros, pedagogos, psicopedagogos y psicólogos junto a mi hija Valeria y su inborrable sonrisa, Valeria Smile

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR