EL DIBUJO INFANTIL Y SU SIGNIFICADO PSICOLÓGICO. PARTE 2

4 enero, 2015 · No hay comentarios

En esta segunda parte del post “El dibujo infantil y su significado psicológico” os explico las claves para interpretar uno de los principales test proyectivos que más se llevan a cabo con los niños: el dibujo de la familia.Los test proyectivos son, una serie de dibujos que proyectan determinados rasgos de la personalidad del sujeto a través de los cuales y junto a otros tipos de pruebas, se obtienen datos sobre la personalidad de la persona.

En primer lugar debemos tener en cuenta que para realizar este test al niño le debemos dar las siguientes instrucciones, simplemente ofrecerle un soporte para dibujar e indicarle: “Haznos un dibujo de tu familia”.

Es muy importante que el adulto no interfiera mientras el niño dibuja y le demos el tiempo necesario para realizar el dibujo.

En el próximo post os explicare un análisis individual de cada miembro de la familia.

A continuación os detallo los aspectos generales del dibujo de la familia.

 

1. El tamaño

Se refiere al tamaño que ocupa el dibujo realizado por el niño dentro del soporte de papel que le hemos proporcionado, ya sea un folio, cuartilla, etc. El tamaño podemos clasificarlo en:

  • muy grande
  • grande
  • mediano
  • pequeño o muy pequeño

Es muy grande cuando el dibujo no cabe en el marco del papel facilitado al niño, necesitando otro para completar su dibujo. Los tamaños grandes se relacionan con carácter extrovertido, sentimiento de seguridad y confianza en uno mismo. De forma genérica, expresan la sensación de poder hacer frente a los retos externos. Pero sin embargo, dibujos grandes con trazos impulsivos, formas demasiado distorsionadas o extravagantes pueden ser indicadoras de exceso de vanidad o menosprecio de los otros.
Por otra parte, dibujos pequeños o muy pequeños, en especial, si estos aparecen situados en un rincón de la hoja, denotan sentimientos de indefensión, desvalorización, retraimiento, temor hacia el exterior, desconfianza, timidez.

2. Tipo de trazo

Hemos de fijarnos en la forma que adopta el trazo ya que esta puede definir algunas características: el predominio de las formas curvas se asocia a capacidad de adaptación, sensibilidad, imaginación, socialibidad, extroversión; por su parte las formas rectas y angulosas indican voluntad, tenacidad, pero también, si éstas se manifiestan con trazos muy alargados, exagerados con tendencia ascendente, pueden suponer hostilidad hacia el exterior, conductas impulsivas o agresivas.
 

3. Orden en el que se han pintado los personajes

Generalmente, el personaje pintado en primer lugar es el de mayor admiración e identificación del niño. Suele ser la figura con mayor vínculo afectivo (normalmente la madre). Por ello es muy importante estar pendiente del orden cronológico en el que se van dibujando los diferentes personajes. Cuando alguno de ellos es dibujado alejado del grupo puede significar deseo de apartarlo o alejarse de él. Puede ser que le tenga cierto temor o que simplemente le tenga celos, como por ejemplo puede ocurrir con un hermano. A veces ocurre que es el propio niño quien se pinta alejado del grupo. En estas ocasiones podemos sospechar que se producen ciertos conflictos dentro de la familia y que el niño toma una distancia prudencial. Cuando el niño se dibuja a sí mismo en primer lugar, se asocia a cierto egocentrismo, dependencia, necesidad de ser tenido en cuenta, miedo a la separación.

 

4. La distancia entre personajes

La distancia entre el dibujo del propio niño y los diferentes personajes nos dará una idea de la distancia afectiva entre los mismos. A mayor distancia física, mayor distanciamiento afectivo. Las figuras que son percibidas con mayores vínculos afectivos son los más próximos (normalmente los padres). Cuando los hermanos se sitúan alejados del núcleo familiar o simplemente se omiten del dibujo, puede ser un síntoma de celos. Una familia que se dibuja con sus personajes agrupados suele mostrar una familia unida con vínculos de comunicación. Si están unidos cogiéndose las manos, el niño puede expresar su voluntad de que permanezcan unidos. Si contrariamente, los personajes se muestran dispersos por el papel es síntoma de distancia afectiva y poca comunicación.

5. Omisión de algún miembro de la familia

La omisión del propio niño significa baja autoestima, poca identificación con el núcleo familiar o sentimientos de exclusión del mismo.
Temor a algunos de los personajes próximos que se asocian a la familia.
La omisión del padre, de la madre o del hermano, se asocia con el rechazo a los mismos. Puede tener, según las circunstancias de cada caso, significado de celos o de temor o miedo hacia la figura omitida. El niño expresara así a través del dibujo su voluntad de alejar a esa persona tanto física como emocionalmente.

 

6. Elementos ajenos a la familia

En algunos de los dibujos de la familia pueden aparecer animales, objetos u otros elementos. Debemos interpretarlos en función del dibujo en su conjunto. Un exceso de elementos ajenos a la familia puede relacionarse con un patrón cognitivo con dificultad para centrarse en lo fundamental (distracción, dificultad de síntesis, pensamiento peculiar…), pero también, pueden proporcionarnos pistas sustanciales acerca de cómo ven y sienten los niños a cada miembro de la familia. Si cada familiar se muestra ocupándose de determinadas actividades personales, es síntoma de comunicación fragmentada.  Cuando vemos intercalados perros o animales domésticos entre el propio niño y otros personajes puede señalarnos distanciamiento afectivo. el padre que es dibujado en un plano superior (por encima del suelo) o cercano a las nubes significa distanciamiento físico y/o afectivo (como por ejemplo causado por un padre que esta fuera largos periodos de tiempo por motivos laborales). Los niños pueden expresar así su sentimiento de angustia por la separación física y lo sitúan en un plano dificilmente alcanzable.
Son también habituales la presencia de elementos meteorológicos (sol, nubes, lluvia, etc). Su significado debe buscarse también según las claves de todo el dibujo. El sol, en especial cuando se muestra sonriente, suele expresar felicidad, alegría, estado de ánimo positivo, ganas de comunicarse, sociabilidad. También se identifica como símbolo o representación del padre. Por su parte la lluvia, tormentas, se relacionan con la expresión inconsciente de ciertos temores o miedos.

7. Negarse a dibujar a la familia

Con cierta frecuencia, a  algunos niños les cuesta dibujar a su familia. Según la edad, pueden manifestar que carecen de habilidad con el lápiz y temen que les quede mal. Si una vez tranquilizados al respecto siguen insistiendo, hay que valorar la posibilidad de problemas familiares y un cierto bloqueo e inhibición a dar detalles al respecto. En estos casos es mejor, en un primer momento, cambiar al test proyectivo del árbol que es menos intrusivo.
Para terminar, quería comentaros la importancia de analizar estos test siempre junto a otro tipo de test, pautas o pruebas, y con el conocimiento necesario del núcleo familiar, y se deben llevar a cabo por un profesional, para evitar diagnósticos erróneos o precipitados del niño. 
Espero que os haya resultado interesante y no olvidéis que estaré encantada de resolver cualquier duda que tengáis al respecto.

Plataforma dirigida a padres, madres y educadores infantiles, maestros, pedagogos, psicopedagogos y psicólogos junto a mi hija Valeria y su inborrable sonrisa, Valeria Smile

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR