TEST PROYECTIVO DEL ÁRBOL. PARTE 1

4 noviembre, 2015 · No hay comentarios

Hoy os quiero hablar de un Test Proyectivo ideado por Emil Jucker, pero que luego ha tenido importantes aportaciones de otros autores, como la realizada por el psiquiatra suizo Karl Koch, este test pertenece a los denominados “Test Proyectivos” o “Test Gráficos”.

A través del dibujo, tanto el niño como el adulto nos comunicamos graficamente, proyectando información sobre nuestra personalidad, nuestra relación con el entorno, nuestro desarrollo personal, miedos, deseos, etc.

Siendo una de las herramientas más valiosas para el análisis psicodiagnóstico. Para obtener una correcta y completa interpretación del Test, se analiza junto a un conjunto o baterías de pruebas, que siempre deben ser realizadas por un profesional.

Si queréis ver el “Test Proyectivo de la familia” y su significado pincha aquí

Pero antes de pasar a leer su significado y las principales claves para su interpretación, os propongo una cosa, coger una hoja de papel en blanco tamaño folio (DIN-A4) un lápiz y dibujar vuestro propio árbol, de tal forma que posteriormente podréis sacar valiosas conclusiones generales de vuestro dibujo y ver hasta que punto os sentís identificados con ellas, ¿os animáis?.

Pero es importante que no sigáis leyendo hasta que hayáis terminado vuestro dibujo para hacerlo correctamente.  Una vez que hayáis terminado os invito a seguir leyendo e ir realizando anotaciones en vuestro dibujo.

También es importante desatacar, que se debe realizar el dibujo sin la intención de ser analizado, sino de una forma espontánea y natural. De hecho, cuando se realiza, al sujeto no se le indica que su dibujo sera analizado e interpretado.

A través de este post, os explico las pautas generales de su interpretación, ya que se puede analizar desde un punto de vista mucho más detallado y extenso, que requiere una análisis personalizado y realizado profesionalmente.  Por lo que es importante señalar, que solo os propongo hacer una aproximación y un análisis general de vuestro dibujo. Si estáis interesados en saber más sobre vuestro Test y  obtener un informe completo, solo tenéis que poneros en contacto conmigo.

El árbol mantiene cierta analogía con la estructura del cuerpo humano, de tal forma que podemos equiparar la copa con la cabeza, el tronco con el tronco humano, las ramas con los brazos. y la raíz o la parte inferior de la copa con los miembros inferiores.


TAMAÑO DEL ÁRBOL Y  SU BASE

Una de las primeros aspectos a los que debemos atender es al tamaño del árbol, proyectamos en nuestros dibujos como nos sentimos, así que su tamaño nos estará dando una valiosa información.

Si el dibujo es pequeño, nos indica un sentimiento de modestia o de inferioridad, sin embargo si tenemos delante un dibujo grande, nos podría estar indicando: orgullo, vanidad o deseo de superación de un sentimiento de inferioridad.

El árbol nace del suelo, así que es importante atender al aspecto que presenta el suelo en el dibujo.

Un árbol sin suelo, significa estar desarraigado, falta de apoyo o falta de estabilidad.

Si el suelo es ascendente nos esta indicando reserva, difícil adaptación y sin embargo, un suelo descendente, dificultad de mantenerse en línea recta, voluntad débil y falta de firmeza.

LAS RAÍCES

Las raíces por lo general, quedan debajo de la tierra y no se ven. Dibujar raíces es acentuar fijación al suelo y proyectan pesadumbre, inmovilidad, inhibición, tradicionalismo. Podemos decir que cuando más fuertes y profundas sean mayor será la intensidad del rasgo.

EL TRONCO

Partimos de que es la parte fundamental de un árbol, por lo que no podemos dibujar un árbol sin tronco o sin rama. Es la parte, que lo sostiene sobre la tierra, además de ser la sustancia utilizable y aprovechada para leña o madera.

Si la base del tronco es ancha, nos indica una mayor fijación a la tierra, y por lo tanto, menor movilidad psicológica.

Si el tronco se presenta delgado es un signo de debilidad o delicadeza, tiene analogía con los trazos finos que se realizan al escribir.

El tronco grueso en el dibujo, es señal de fuerza natural, o por compensación del sentimiento de impotencia, tendencia a la brutalidad, violencia, primitivismo.

El tronco formado por lineas rectas, nos indica corrección, claridad, capacidad de abstracción, siempre que el dibujo este bien desarrollado.

Y por el contrario, el tronco con lineas onduladas, son muestras de sociabilidad, dulzura.

Cuando el tronco presenta nudos, irregularidades o tajos, debemos atender a la parte en la que se presenta, ya que suelen significar traumas y vulnerabilidad.

Si se presentan ramas en el tronco, debajo de la copa. Es algo ajeno, fuera de lugar y denota incongruencia. Si la rama se presenta cortada; acentuación de esa tendencia eventualmente infantil.

Y por último, el tronco abierto: explosividad, impulsividad, impresionabilidad.

No os perdáis el próximo post con la segunda parte de nuestro Test.

Os espero en Instagram

Plataforma dirigida a padres, madres y educadores infantiles, maestros, pedagogos, psicopedagogos y psicólogos junto a mi hija Valeria y su inborrable sonrisa, Valeria Smile

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR