"YO SOLA MAMÁ"

El niñ@ y su autonomía

25 noviembre, 2016 · No hay comentarios

Desde hace ya unos meses la frase que más veces escucho al día de boca de mi hija Valeria es, sin ninguna duda: “yo sola mamá”.

Y es que los dos años  de nuestros peques vienen acompañados de muchos avances, nuevos logros en su desarrollo y con ellos una gran dosis de autonomía e independecia, y es que sentirse capaces de poder hacer cosas solitos y por ellos mismos supone un estímulo muy gratificante para cualquier niñ@.

Realizando acciones por si solos, desarrollan su sentido de “sí mismos”, del “yo”,  y comienzan a explorar su propia autonomía. Aunque esta etapa abarca desde el año a los tres años de edad, es principalmente a los dos años de edad, cuando se da de forma mucho más pronunciada.

Ante esta nueva situación, ¿cómo debemos actuar los papás? ¿hay que dejar que hagan las cosas por sí mismos? ¿qué límites debemos establecer? ¿debemos intervenir activamente cuando están realizando una nueva acción por si solos?.

En este post os doy respuesta a todos estos interrogantes a través de una serie de “tips” y “pautas de actuación” que os serán de gran utilidad.

  • Es importante que desde siempre nos acostubremos a verbalizar nuestras acciones y las de nuestros pequeños, la comprensión oral del niñ@ siempre va por delante de la expresión verbal, asi que, desde una edad muy temprana será una forma optima de desarrollar su capacidad de aprendizaje en el día a día.
  • “Armémonos de paciencia” Aprender cosas nuevas requiere su tiempo y dedicación, así que no podemos pretender que sean capaces de conseguir los objetivos de sus nuevas acciones a la primera o en un tiempo record.
  • Reforzar de forma positiva cada nuevo logro o aprendizaje, utilizando principalmente refuerzos sociales basados en el afecto, los hálagos, y las palabras. Debemos evitar los refuerzos positivos materiales y reservarlos para ocasiones puntuales.
  • Enlazando con la pauta anterior, debemos huir de frases como: “tu no sabes”, “tu no puedes”, “todavía eres muy bebé”, etc. Siempre que las acciones que quieran realizar “solos” sean coherentes, lógicas y seguras para su edad, debemos apoyar su iniciativas de autonomía y no cohartar, desanimar, o no fomentar su autonomía.
  • Debemos utilizar nuestro sentido común de adultos para establecer unos límites coherentes y proporcionados a esta nueva etapa de “yo sol@”, con este punto quiero decir, que esta muy bien formentar su autonomía como os he explicado en los puntos anteriores, pero evidentemente hay cosas que no podemos dejar que hagan solos, ya que su capacidad para evaluar el riesgo, el peligro y las cosecuencias que pueden derivarse de determinadas acciones no es la del adulto, por lo que por mucho que insistan nunca dejaremos que realicen solos acciones que puedan poner en riesgo su integridad física como por ejemplo, cruzar solos la calle, utilizar herramientas peligrosas y no aptas para su edad, realizar tareas propias de un adulto, etc.
  • Ante situaciones que el niño no consiga realizar por sí solo y le produzca frustracción, siempre debemos ayudar a canalizar esta frustracción y ofrecerle otras opciones o alternativas, además de ofrecerle de forma afectiva nuestra ayuda.

Espero que os haya gustado este post y recordad la importancia de dejar que el niñ@ desarrolle su propia autonomía en sus acciones diarias, acompañándoles y reforzándoles cada pequeño logro!!

 

Plataforma dirigida a padres, madres y educadores infantiles, maestros, pedagogos, psicopedagogos y psicólogos junto a mi hija Valeria y su inborrable sonrisa, Valeria Smile

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR